miércoles, 10 de septiembre de 2008

Yosemite y la cabaña de los osos






Partimos del motel de San Francisco prontito, como a las 8, tras haber dormido de aquella manera. Cogimos carretera y manta, cruzando la Bahía de San Francisco por el puente de San Mateo e hicimos la primera parada en un WalMart (especie de Carrefour a lo USA) para aprovisionarnos. La hora de comer nos pilló ya llegando a Yosemite y tuvimos la primera experiencia de lo que es una hamburguesa americana (grande, buena, barata, y que llena como si te comieras todo el buey).






Entramos a Yosemite a primera hora de la tarde y aprovechamos el camino hacia nuestro alojamiento para ir ya viendo los puntos de interés de paso. Tomamos posesión de nuestra cabaña/tienda. Era la 415 del Curry Village. El sitio era como un campamento minero pero tenía su gracia. Una de las gracias era que todo lo que fuera comida u oliera, había que meterlo en una alacena metálica a prueba de osos en el exterior de la tienda. Es el cajón sobre el que estoy sentado (soy el de la derecha de la foto).




El sitio era precioso, unos paisajes alucinantes que hemos recorrido durante estos dos días. Hemos visto moles de granito, sequoias gigantescas, lagos de agua cristalina y helada, prados inmensos, y vistas panorámicas increíbles. Lo malo era que estábamos tan integrados en la naturaleza que ni Internet ni cobertura de móvil teníamos.




Esta mañana salimos, cruzando todo el parque hacia el este por la carretera 120, cruzando el Tioga Pass, que es un puerto a más de 3000 metros de altura. Con la altura y el buen tiempo (aunque algo fresco) hemos cogido un colorcillo estupendo. Desde ahí tomamos la autopista 395 (a velocidad máxima de 100 km/h y gracias que era autopista, que en la otra sólo se podía ir a 60 km/h) hacia el sur camino de Lone Pine, que es donde estamos ahora. Estamos en un hotel con encanto típico americano como de las pelis del oeste. Y, afortunadamente, con conexión a Internet, que lo encantador no está reñido con la modernidad.




Mañana salimos temprano para cruzar el Valle de la Muerte (¡chan, chan!) antes de que haga mucho calor. Si todo va según lo previsto, dormiremos o bien en Mesquite (Nevada) o en St. George (Utah) después de una buena panzada de kilómetros. Esperamos poder volveros a contar mañana qué tal la experiencia.



3 comentarios:

Carmen Iglesias dijo...

José Maria , acabo de hablar con tu mami, está intentando entrar y parece que no puede.

Hemos llegado a un acuerdo la mantendré yo informada.

PASARLO DE P.M........

Adolfo dijo...

Envidia que dais... Pasadlo estupendamente. Ya sabéis que tenéis un lector diario de vuestras andanzas y aventuras. Muchas gracias por el blog.
Take care
Adolfo (arr)

FATIMA dijo...

Tened cuidado en el four coners, no tomeis el camino equivocado ni os peleeis con nadie por pasar como hizo Edipo.
La foto del motel en Panguitch es muy sugerente.
Seguire vuestras aventuras desde mi casa.
Saludos.