sábado, 20 de septiembre de 2008

¡Qué frío está el Pacífico, coññññe!

El viaje entre Las Vegas y San Simeón, en la costa pacífica, fue largo y pelín tedioso. Lo amenizamos con una parada en un outlet de Barstow (¡gracias, Edu!) donde José Mª (o sea, yo) se hizo la compra de ropa de temporada y, de paso, una bolsa de viaje nueva porque vamos hasta los dientes cargados. Por la tarde, conducción por las carreteras más rectas que hemos visto nunca a 55 millas por hora (90 km/h) y rodeados de cultivos de naranjos, nogales, y pistachos. El final del camino, como la última hora antes de llegar a San Simeón era una sucesión de viñedos y bodegas, que nos esperábamos que nos saliera en cualquier momento Ángela Channing de Falcon Crest.


Amanecimos junto al Pacífico (unos antes que otros). Inocente se adelantó hasta al sol y se fue a la playa a hacer fotos del amanecer en el mar. Aquí tenéis una muestra:


Después ya, desayunados, fuimos los cuatro a la playa y comprobamos que el agua de la playa estaba como el hielo. Reivindicamos la posesión de la Mar Océana en nombre del Rey Juan Carlos como hizo Núñez de Balboa en nombre del entonces rey de España, y estuvimos viendo las extrañas algas que parecían extraterrestres, a diversas aves acuáticas, y a unos pocos surferos que iban embutidos en neopreno para no quedarse tiesos.
Tras ducharnos y dejar la habitación, salimos hacia nuestro siguiente destino, Visalia, haciendo un pequeño rodeo para ver la Misión de San Miguel Arcángel, una de las originales 17 misiones de los franciscanos en California que perviven desde finales del s. XVIII. Ésta la hemos pillado un poco tarde porque en 2003 un terremoto la dañó y no se puede ver la iglesia hasta que terminen de reunir los fondos para restaurarla. De todos modos, queda visitable el claustro, la entrada, y una serie de habitaciones incluyendo cocina, sala de reunión, y una celda, todo original. En la siguiente foto nos podéis ver junto a la fuente de la entrada:
Llegamos a Visalia, cerca de la entrada del Parque Nacional Sequoia, a media tarde y aprovechamos para echar una siesta. Por la noche, hemos salido a cenar al centro de esta curiosa población, en la que viven 120.000 personas esparcidas en casas de una altura. En extensión debe ser como la provincia de Badajoz, casi sin exagerar. Debido a ello, hemos tardado un huevo en llegar al supuesto centro y allí, al menos, había algo de vidilla y bastantes restaurantes. Nos hemos metido en uno que también era cervecería con producción propia y nos han sentado en una mesa que, si el agua del Pacífico era fría, el chorro de aire acondicionado que caía encima no estaba a distinta temperatura. Así que nos han cambiado a la terraza (¡¡¡y he podido fumar a la mesa!!!) y hemos disfrutado de una buena cena por el equivalente a unos 11 euros por barba.

A ver si mañana se nos da bien y podemos ver las gigantescas secuoyas que todos recordamos de los libros del cole con la carretera atravesándolas. Serán como las que ya vimos en Mariposa Grove en Yosemite, pero aquí veremos al General Sherman, que está considerado el ser vivo más grande del mundo en volumen. Y os las enseñaremos en foto, claro.



3 comentarios:

MCM dijo...

Hoy, con toda tranquilidad, he visto todo lo publicado por estos cuatro "correcaminos", me ha encantado.Hoy en Madrid ha llovido, pero sólo un poquito, lo sufiente para que tuvieran que retrasar el tenis, pero mumca es tarde si la dicha es buena. Mañana volveré a dar de beber a tu plantación. La obra casi ha terminado, te digo casi porque el albañil se coge vacaciones esta semana que entra y quedan unos remates. !No sabes como está la casa de polvo! Pero a mi no me va a dar un infarto... Me he alegrado mucho de veros vestidos al salir de Las Vegas, porque pensé !lo mismo salen con barriles!. Bueno ya volveré a pedir el favor de leer vuestos comentarios. Un fortisimo abrado. !Ah, se me olvidaba! que te comprente tu regalo de mi parte.

joaquin dijo...

Aqui llueve. El Pacifico debe ser enorme, asi lo imagino yo

Cesar Mohedas dijo...

¡Que bien os lo estais pasando! Me dais una envidia........sana.
hala a seguir disfrutando.
Ya sabeis que a la vuelta teneis que organizar una reunión para contarnos vuestra aventura americana.
Saludos a todos desde Madrid.