martes, 23 de septiembre de 2008

Llegamos a San Francisco

El domingo, tras desayunar, tranquilamente hicimos maletas y nos encaminamos ya hacia el punto final del viaje: la ciudad de San Francisco. La ruta no tuvo mucho misterio, sólo hicimos una parada ya cerca de la ciudad para comer y descansar un rato. Era un sitio llamado Casa de la Fruta en el que había un mercado de productos frescos, una tienda de productos delicatessen donde nos compramos los sandwiches a medida para comer, una tienda de dulces y café, un motel, un cámping de caravanas, una exposición de maquinaria agrícola antigua y hasta un tren miniatura que te recorría todo el recinto.

A media tarde hicimos nuestra llegada al hotel, donde tomamos posesión de las habitaciones y, tras descansar un rato, bajamos a cenar y luego dar una vuelta por los alrededores.

Hoy lunes ha sido nuestro primer día completo en esta ciudad, y bien completo que ha sido. Hemos montado en una línea de tranvía que utiliza modelos antiguos procedentes de otras ciudades de los años 30-50 (es impresionante el estado de conservación). Concretamente hemos usado uno de Los Ángeles y otro de Milán.

Hemos visitado el distrito Financiero y, de ahí a Chinatown, que es la colonia china más grande del mundo fuera de la propia China.


Otra vez en el tranvía, nos hemos ido a la zona turística de los embarcaderos (Fisherman's Wharf). Allí, en unos cuantos muelles hay montado un centro comercial y de restaurantes. Hemos comido viendo la bahía de San Francisco y los leones marinos que se tumban al sol en uno de los muelles (el pier 39).


Por la tarde hemos hecho un pequeño crucero por la bahía a bordo de un ferry que nos ha llevado hasta pasar por debajo del famoso puente colgante Golden Gate y rodeado la isla de Alcatraz.


Hemos acabado el día volviendo al hotel montando en uno de los típicos cable car (tranvías arrastrados por un cable que va por debajo del pavimento) que consigue subir y bajar unas pendientes brutales, que aquí en San Francisco son de lo más habitual.


Por fin, el metro nos trajo hasta nuestro hotel. Como aquí mismo hay un gran supermercado con comidas preparadas, hemos comprado la cena y nos la hemos calentado en la cocina de que dispone el hotel y hemos cenado tan ricamente en zapatillas.

3 comentarios:

elena dijo...

Hola a todos otra vez! Menudo viaje,menudo viaje... Nunca pensé que el Pacífico estuviera frio! Habeis probado el vino californiano? Sois un orgullo para España al tomar en nombre del Rey la mar oceánica... me hubiera gustado estar allí para echarme unas risas, bueno allí y en todo vuestro periplo por tierras americanas. Habeis visto alguna reserva india? Me parece que vais a tener que pagar todos por sobrepeso en el equipaje, pero sólo se vive una vez... Habeis bajado por la calle más tortuosa de San Francisco? Bueno, lo de siempre, que me encanta leeros. Un beso
Elena

Julio dijo...

Mientras escribo vosotros estais durmiendo y aqui en plena actividad. Eso dificulta un poco leer vuestras aventuras. Veo que a los leones marinos les trae al fresco las horas del dia.

Adolfo dijo...

Hola,
Pasásteis por Monterrey y Carmel?
En S. Francisco, recuerdo que en el Fisherman Wharf había un submarino del la 2ª Guerra Mundial que se podía visitar...estaba curioso. No sé si ahora aún existe(aquello era en 1991...). También era interesante el visitar una de las estaciones de arrastre del Cable Car ...

.. Y la Mision Dolores... y los Pechos de la Chola.., Lombard Street,...supongo ya lo habéis recorrido todo.
Seguid disfrutando!
Un saludo